Etiquetas

, , , ,

emb no llega

Lo deseas muchísimo y no llega 😦 Ahora que has planeado embarazarte ves pasar el tiempo y no sucede. Te preguntas: ¿cuándo no llega? ¿por qué no me embarazo?, ¿el problema es mío o de él?. Estas sencillas recomendaciones al respecto te ayudarán a entender muchas cosas:

1. Tener paciencia: El estrés puede ser el causante. Si te angustias demasiado esto influirá en tu estado de ánimo y puede causar diferentes situaciones como: desarreglos menstruales, cambios hormonales, etcétera. Haz tu vida normal, disfruta de cada momento y trata de mantener la calma.

2. Toma en cuenta el tiempo: Cuando se habla de embarazarse, un año es un plazo adecuado para intentarlo sin preocuparse por no haber obtenido resultados. Si después de este plazo aún no has concebido puedes reconsiderar los siguientes puntos.

3. Revisar aspectos básicos de la reproducción como el ciclo de la ovulación:

a) Calcula la fecha adecuada contando 14 días a partir del primer día de la menstruación, en la web hay numerosas herramientas que te pueden facilitar la tarea (calculadoras de la ovulación). A partir del día 10 y hasta el día 17 podría ser tu etapa fértil, siendo el más fértil el 14. Recuerda que hay mujeres que ovulan antes y otras después. Así como hay test de farmacia de embarazo, también los hay de la ovulación.

b) Puedes ayudarte del método de la temperatura. Para esto se registra en una tabla o calendario tu temperatura durante los 28 días del ciclo menstrual para estudiar sus fluctuaciones. La idónea depende de cada mujer. Lo ideal es hacerlo durante tres meses para que la mujer pueda conocer dónde se eleva y donde se baja la temperatura durante su ciclo. 24 horas después de la ovulación la temperatura tiende a subir unos pequeños grados. Lo importante es tener relaciones sexuales antes de la subida de la temperatura y para preverlo se necesita hacer el registro de las temperaturas durante el tiempo indicado. No obstante, durante las 24 horas posteriores al momento exacto en que se produce la ovulación aún se puede quedar embarazada debido al tiempo en que vive el óvulo. Se recomienda usar siempre el mismo termómetro, tomar la temperatura en el mismo sitio de tu cuerpo (ejemplo vía oral y se desaconseja la axilar por ser menos precisa), a la misma hora de preferencia al despertarte y mantener la higiene del termómetro.

c) Estudiar las variaciones del moco cervical. Durante la ovulación éste tiene la consistencia de clara de huevo y es más elástico. NOTA: Es importante que la mujer se familiarice con las fluctuaciones de la consistencia del moco cervical, de su temperatura, así como la duración de su ciclo menstrual.

4. Visitar a tu ginecólogo: Si has intentado las opciones anteriores y aún no te embarazas es hora de pedir ayuda a un profesional. Entre las muchas preguntas que realizará es si alguna vez te has embarazado.

5. No someterse a ningún tratamiento sin previamente realizarse los estudios correspondientes: Someterse a un tratamiento tiene el objetivo de potenciar un estado o solucionar una situación que sin éste no podría resolverse. No tomes tratamientos hormonales si antes no te realizan un estudio hormonal para verificar el funcionamiento de tus hormonas, podría no ser necesario para tu organismo y en cuestión de hormonas hay que estar muy pendientes de sus efectos secundarios.

6. La dificultad para concebir es un asunto de dos: Después de una revisión de rutina de aspectos básicos a la mujer como ciclo menstrual, útero, ovarios, lo más seguro es que el ginecólogo recomiende a tu pareja un espermograma y en dependencia de los resultados podría referirlo con un urólogo u otro especialista. En algunos casos algo tan sencillo como una infección podría traer como consecuencia un bajo conteo de esperma. Si en cuanto a este aspecto, todo sale bien con tu pareja, el ginecólogo comenzaría a realizar estudios a la mujer, uno de los más comunes y primeros que se realizan es la histerosalpingografía. Este estudio busca saber si las trompas uterinas son permeables y permiten la entrada de los espermatozoides. En ocasiones este estudio es tan benigno que hay mujeres que quedan embarazadas después de someterse al mismo. La obstrucción de las trompas uterinas, así como el bajo conteo espermático son dos situaciones más comunes de lo que se piensa para dificultar la concepción.

7. La edad de la mujer: Tomar en cuenta que a partir de los 35 años de edad va disminuyendo la fertilidad especialmente en la mujer, pero también hay muchas mujeres que tienen sus hijos pasados los 40 años.

8. Nunca pierdas la fe: (En Dios, la ciencia, tus doctores, la naturaleza, en ti misma y en tu pareja). Eso te ayudará a mantener la calma y trabajar para conseguir los objetivos. Hay situaciones muy sencillas y fáciles de resolver por parte de los especialistas del área. La ciencia en aspectos de reproducción está muy avanzada y para casos difíciles existe la reproducción asistida. Consulta tus planes de servicios de salud para ver si dentro de estos se incluyen estudios y tratamientos sobre fertilidad. Te sorprendería que se incluyen en bastantes.

9. No te desesperes y acudas a tratamientos no probados: Sean naturistas u otros, sin cerciorarte que no perjudiquen tu salud o la del futuro bebé, consulta siempre a un profesional.

10. Considera las alternativas: Si los médicos y especialistas en reproducción te ratifican la imposibilidad de procrear para ti y tu pareja, recuerda que a través de la adopción legal y responsable puedes dar una familia a un niño que lo necesita y experimentar lo hermoso de la maternidad. 🙂

 

 

 

Anuncios