Etiquetas

, , , , , ,

nena

Doy gracias a Dios porque te hayas ido en paz, rodeada del amor que siempre nos diste y que cada uno te devolvimos con creces. Estoy orgullosa de ti: de lo que lograste con lo que tenías, de tu fortaleza para enfrentar al mundo. Te fuiste en silencio en la claridad de la mañana. Te fuiste un día de fiesta para que no olvidaramos nunca que casi cien años se dice fácil pero hay que vivirlos para entenderlo. Te amamos por lo que hiciste, por lo que nos diste y porque nunca te corrompiste ante tus ojos. Eras como eras, con tus virtudes, tus convicciones, tus creencias, tus defectos. Fiel a ti misma, a tus principios, a tus recuerdos, a tus padres, a tus hermanos.

Recordaré por siempre tu piel de porcelana, el sonido de tu voz entonando canciones de tu juventud, tus ojitos verdes enturbiados por el tiempo y las lágrimas que derramaste cuando comprendiste que era la última vez que me verías. Te agradezco cada impulso que me diste para lograr mis sueños, cada consejo y cada historia que compartiste conmigo: de tu niñez, de tu adolescencia y demás etapas de tu vida. Tenías una meta y la cumpliste, tuviste la familia y la vida que querías. Cuando el año 2000 llegó, comprendiste que el mundo seguía evolucionando y tus anhelos no tenían fin. Suspiraste al vislumbrar todo lo que habrías podido alcanzar si para el 2000 te hubiera sorprendido la juventud y no los últimos 14 años de tu vida. Así eras, por eso viviste tantos años, por eso te admiro y seguirás brillando dentro de mi corazón.

P.D.: A seis meses de tu partida. Bendita seas, abuela Nena Palau Rosell.

Anuncios