Etiquetas

, , , ,

mami decora

No hay que esperar al día de las madres para reconocerlas, así que hoy lo hago porque se lo merecen. Cuando hablamos de nuestras madres, cuando están lejos y las extrañamos, siempre recordamos algo particular: el sabor de su comida, sus abrazos, sus besos, sus consejos, la forma de preocuparse u ocuparse de ti, sus cariños, sus cuentos, sus canciones, la ropa que te hacía, los remedios para la tos, las benditas sobre las heridas. Cada madre tiene ese algo que nos encanta alabarles y que echamos de menos cuando pasamos temporadas lejos de ellas. Hoy hablaré del talento de la mía y te invito a compartir el talento o esa cualidad especial de la tuya. Mi madre tiene muchas cualidades pero ahora quiero reconocerle una en particular, de la que me emociona hablar.

Mi decoradora estrella.

¡Llegó mi madre! Siempre llega con sus ideas de decoración de interiores. Si mi madre hubiese tenido la oportunidad de estudiar Diseño de Interiores creo que no lo hubiera pensado dos veces. Es algo innato en ella, no lo puede evitar. Desde niña recuerdo como mi madre modificaba los espacios de nuestra casa con su toque de simplicidad y belleza. Hoy por hoy, ella se las arregla para saber el último grito de la moda en decoración, cómo combinar colores, cómo potenciar el espacio. Tiene ese olfato fino o vista aguda para llegar a una tienda, hotel, empresa, restaurante y darse cuenta si prima el buen gusto o no le están sacando todo el partido que podrían en cuanto a decoración. Tras su paso todo queda limpio, ordenado y lindo, como sacado de una revista. Cuando conocimos los programas televisivos de decoración de interiores ella los adoptó como propios y yo me siento aún a su lado para disfrutarlos. Admito que me gusta aunque no es lo mío. Quizás no es tarde para ella y podría llevar un curso de algo relacionado pero prioriza las obligaciones diarias.

Amo verla emocionada haciendo cambios en su propia casa. Amo ir de compras con ella y enfocarnos a la decoración de un área determinada. Amo tener una madre decoradora autodidacta, que llega a mi casa y le da un toque mágico respetando mi esencia. Amo que me consulte los cambios que desea hacer en mi propio hogar. Yo asiento, niego, le agradezco y ella respeta. No siempre logra convencerme porque tengo mis propias ideas acerca de cómo visualizo mi entorno. Sin embargo, no dejo de reconocer el arte que tiene para los colores, las formas, los espacios, el juego de luz, los aromas deliciosos, las flores, el reciclado; como ya había mencionado: simplicidad y belleza.

P.D.: Me encantaría conocer esos talentos que amas en demasía de tu madre, a veces lo pasamos por alto o lo damos por sentado, pero es otra forma más que tiene de demostrarte su amor. ¿Puede ser su arte para cocinar como ninguna, los consejos que te brinda, las canciones que compartió contigo en tu niñez, un beso de buenas noches antes dormir?

Anuncios