Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

mileazul

Y el 1 de julio de 2016 llegó. ¡Qué emoción! Aquí un breve resumen de cómo transcurrió mi día hasta que di el clic y publiqué mi novela en Amazon. Concurso indie 2016.

Amaneció el día. Seis de la mañana. Lo primero, correr para llegar a tiempo al kínder de mi hijo, de ahí al trabajo. Y ese día laboral no era nada fácil, la montaña de expedientes no me dejaba pensar en el concurso indie. Califiqué pruebas, ideé estrategias para categorizar las solicitudes y aún faltaba el vaciado en línea de los resultados de tres pruebas. Buscar al niño en el kínder, regresar al trabajo a continuar dándole amor y criterio de juicio al importante proceso de selección que hacemos en la asociación donde laboro.

Media hora después de mi jornada laboral, llegué a mi casa famélica del hambre y con inmensos deseos de darme una ducha. El agua tiene ese misterioso don de ser reparadora. Al menos yo no puedo comer si antes no me doy un profundo baño que despierte las células más sensibles de mi cuerpo.  Así quedé lista y pude disfrutar la comida que había dejado lista la noche anterior mientras mi amado esposo me preguntaba por el Concurso indie 2016:

—¿Ya publicaste?

—Aún no —le contesté.

—¿Y qué esperas?

Lo miré. El agua y la comida me reparaban sí, pero delante de mí tenía un pequeño demandante e irresistible. Siguió la hora de la tarea escolar, el juego, la cena, la leche, la camita, la canción y el cuento. Casi no me puedo resistir cuando mi hijo me pidió que lo acompañara a dormir. Le dejé un beso y le dije que en un rato, que mamá aún tenía trabajo.

Me senté frente a la computadora y se hizo la magia hacia las once de la noche. La novela estaba publicada pero restaba esperar a que quedara en línea.

A las seis de la mañana la vi y la emoción que sentí me hizo vibrar: Mi novela

 

 

Anuncios