ALGUNOS ASPECTOS A TOMAR EN CUENTA POR LOS PADRES SON:

  1. a) Diálogo: Los padres deben informarse de aquellos temas importantes que deseen platicar con sus hijos, al igual de los cambios que ocurren por las etapas del desarrollo en la que estos se encuentran, para que estos los puedan comprender
  2. b) Normas de conducta: La ausencia de normas de conductas deja al niño desprotegido e impide el desarrollo armonioso de su personalidad, pero las normas que en sí actúan como frenos no deben ser restrictivas ni represivas, sino que han de proporcionar seguridad. (Es importante que en los hogares existan reglas: horarios de comer, de dormir, de realizar las tareas escolares, de juegos, de deberes domésticos, etcétera). Pero sin el afán de que esto sea impositivo para el niño, por la edad en la que se encuentran los niños su aprendizaje es más óptimo a través de actividades amenas como el juego. Cuando hay reglas prefijadas es más fácil que el niño no se niegue a la realización de las mismas porque se vuelve una costumbre.
  3. c) Educación: La finalidad de la educación es desarrollar la autonomía de nuestros hijos. El fin de la educación es que el niño sea capaz de desenvolverse adecuadamente por sí sólo en el mundo. Para ello ha de ir aprendiendo ciertas pautas de comportamiento y poniendo en práctica sus capacidades. La buena educación parte del hogar y de la familia, con ello preparamos al niño para la convivencia con otras personas y para que el día de mañana sea un adulto adaptado a su entorno y feliz.
  4. d) Autoconcepto: Debe basarse en la realidad de las capacidades del niño. Tener un autoconcepto ajustado a las capacidades reales es importante para poder mejorar y recibir las críticas o comentarios de los padres sin acritud. Así como es necesario resaltar sus características positivas y brindarle aceptación por parte de la familia, es importante no sobreestimar el concepto del niño o trazarle expectativas demasiado lejanas a su realidad, que le provoquen frustración ante eventos que no puede realizar. Se le enseña que los seres humanos a veces cometemos errores y que es bueno aceptar nuestras debilidades ya que nos sucede a todos los seres humanos; sólo conociendo errores y debilidades podemos trabajar para ser mejores.
  5. e) Experiencia: La experiencia de los padres interviene en la forma de enfocar la educación de sus hijos, al igual que en la de interpretar su conducta; por ello es inevitable que no apliquen exactamente las mismas pautas con los hijos mayores que con los menores. A medida que el padre aprende adquiere experiencia mejora su función para los hijos que siguen al primero. Es importante que el padre acepte sus errores en la labor de crianza y que no se culpe por ello, como seres humanos somos susceptibles de equivocarnos y lo positivo de ello es el aprendizaje que nos deja la experiencia; al ser consciente de ello puede mejorar sus habilidades de crianza en lo adelante.
Anuncios